Para conseguir que la calma reine en nuestro hogar, además de promover las relaciones saludables entre los miembros de la familia, debemos procurar que haya luz, así como un espacio natural, claro y relajante.

 

La positividad es, por encima de todo, una emoción que percibimos desde el exterior. Pero, a su vez, podemos crear positividad interiormente con nuestra actitud y apertura emocional. Nuestra positividad, además, depende e influye en el ambiente que habitamos. Así, podemos decir que la percepción de calma y positividad de un hogar es producto de la interacción cotidiana de quienes lo habitan con el espacio físico de esa casa.

 

Es decir que nuestras casas también disponen de su “energía particular“. Por ejemplo, una familia habituada a discutir y a gritar genera un ambiente tenso e incómodo. También, una iluminación oscura con espacios desordenados y llenos, genera sensación de ahogo y malestar.

En el siguiente artículo te proponemos sencillas estrategias para que tu hogar te transmita mayor equilibrio, calma y bienestar.

 

1. La calma que genera la luz

Es posible que nuestro hogar no disponga de demasiado espacio, que no tengamos terrazas ni balcones, y que las ventanas tampoco sean muy grandes.

Si esto es así, hemos de aprovechar al máximo todos esos espacios por donde entre luz natural, porque si hay un elemento capaz de aportarnos calma y positividad son los rayos solares. 

Aún si no crees en este tipo de ideas, es interesante el concepto de cómo determinados materiales, luces o la orientación de los objetos y muebles nos afectan de un modo u otro.

3. Un rincón de vida y calma

Las plantas son vida. Generan luz, color, movimiento y estimulan tanto nuestros sentidos como nuestra calma. No importa si tu hogar no es muy amplio, siempre disponemos de un rincón donde construir un “pequeño espacio de paz”.

En este espacio particular podemos, por ejemplo, crear un pequeño huerto. No dudes en hacer que los más pequeños colaboren en este proyecto, ya que de ese modo fortalecemos el vínculo con ellos. Además, propiciamos que también puedan distraerse y encontrar calma en este lugar de la casa.

En lugar de un huerto, también puedes crear un rinconcito donde situar plantas capaces de purificar el hogar. Podrían ser las siguientes:

Como hemos señalado al inicio, un hogar con más luz, con colores cálidos y objetos relajantes genera más calma en nosotros. Pero, además, la dinámica familiar es el motor que más impacto suele tener en la “carga energética” de un hogar. Así pues, cuida de tus relaciones y favorece siempre las emociones positivas en casa.

13 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.