Y aunque el otoño acaba de comenzar y con él la baja de temperaturas, en menos de lo que pensemos cambiaremos de estación al invierno y nos llegará el inevitable frío. Mantener nuestra casa y espacios calientes, es importante, no sólo para evitar tiritar de frío todo el día, también para prevenir los riesgos que implican las bajas temperaturas. Aprende cómo mantener tu casa caliente en invierno sin calefacción ni riesgo de monóxido de carbono.

La temperatura de nuestra casa y qué tan fría o cálida sea, depende de muchos factores: donde vivimos, los materiales, si le da el sol, como está diseña, etc. Sin embargo, en invierno son pocos quienes se salvan de decir: “Hace más frío aquí que afuera”.

Si te identificas con esta frase, sabrás lo importante que es lograr que tu casa se mantenga caliente. En especial si la habitan bebés, personas mayores o alguien con alguna enfermedad respiratoria.

La calefacción no siempre es una opción para todos. Pocos cuentan con ella, además de implicar un gasto y ni hablar de las chimeneas u otros sistemas que generen humo y monóxido de carbono.

Aquí te dejamos 8 consejos para mantener tu casa caliente en invierno:

No hay quien no quiera llegar a su casa y sentir ese calor de hogar, literal, para poder resguardarse del frío. Esto se vuelve especialmente importante cuando pasamos mucho tiempo en casa. No todo está perdido.

Mantener nuestra casa caliente y ahorra dinero al mismo tiempo es posible, y a menudo con tan solo un sencillo mantenimiento de la casa y algunas ideas creativas. Recuerda que la regla de oro es que es más barato calentarse uno mismo, mediante jerseys más gruesos, calcetines, subiendo y bajando escaleras, que calentando toda la casa. Eso no significa que debamos apagar la calefacción completamente, pero reducirla un par de grados, intentando movernos más y utilizando una manta cuando descansemos en el sofá, hará que nos sintamos más cómodos, beneficiará a nuestra salud personal y rellenará nuestro bolsillo. El invierno llega todos los años, pero no debemos vivir con el miedo de tener facturas elevadas, solo para mantenernos calientes. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.